USTED NO SABE QUIÉN SOY YO.

¿UN INTENTO DE EVADIR RESPONSABILIDADES.?

Por Luis Eduardo Correa Z.

Las autoridades legítimas en cumplimiento de sus responsabilidades han escuchado repetidas veces esta expresión de parte de personas insensatas que pretenden presentarse como intocables y libres de toda culpa. Error grande que lo único que logra es dejar al descubierto la fragilidad de personalidad de quien así se manifiesta. Pero aquí vamos es a profundizar un poco en lo que cada uno somos como personas conscientes de nuestro propio existir y nuestro entorno. Basándonos en el libro “Despierta Campesino,” escrito por el filósofo doctor Eurípides Triana López, y quien fuera jefe del Departamento de Promoción y Extensión de ACPO, en la página 60 encontramos este interrogante: ¿Quién soy Yo?  La respuesta es: soy un ser en relación. Soy imagen y semejanza de Dios; soy espíritu; soy consciente; soy creador; soy trascendente no temporal; soy inteligente; soy inmortal; soy libre; soy cívico y social. Todos estos son temas que darían para escribir muchos libros. Pero volvamos a la frese que encabeza este escrito, “usted no sabe quién soy yo”. Bueno, pero es que ¿usted si sabe quién es usted mismo?  Esa es la pregunta que falta por responder. Cuando usted dice que “usted no sabe quién soy yo” lo que está dejando claro es que usted no se conoce. Usted es un desconocido para usted mismo. ¿Cómo pretende que los demás sepan quien es usted si usted mismo no se conoce? La base fundamental para uno conocer a los demás, es conocerse así mismo. Jesucristo dijo “Por sus frutos los conoceréis” Mateo 7, 15-20.

Para aclarar al menos un poco el significado de la pregunta “Quién soy yo”, el libro Despierta Campesino nos da las siguientes respuestas: Soy un ser en relación con Dios de quien soy imagen y semejanza. Con mí mismo, que soy consciente de mi existir.Soy espíritu que es lo que me da trascendencia. Soy consciente que es lo que me da la capacidad de conocerme y conocer mi entorno. Soy creador y cocreador que me da participación en la obra creadora de Dios. Soy trascendente e inmortal. Soy inteligente que es lo que me asemeja a Dios. Soy  libre para escoger lo mejor. Soy cívico y social. Todo esto es lo que nos hace seres en relación. Pero esta relación se basa en el amor; con Dios, con nosotros mismos, con los semejantes, con todos los seres de la creación, pues estamos llamados a relacionarnos, pero debe ser una relación amorosa para que sea afectiva y efectiva. Además si conocemos nuestras capacidades, valores y talentos también podemos conocer las limitaciones que tenemos y de paso aprovechar los recursos y oportunidades para mejorar nuestras carencias y limitaciones.

Una plegaria de Juan Pablo I dice “Señor: Tómame como soy, con mis defectos, con mis debilidades; pero hazme llegar a ser como Tú deseas”.

Dios es amor y todas sus obras las ha hecho con amor. Nosotros somos hechura especial del amor de Dios. Y ¡qué necesitada está nuestra sociedad de amor y amistad!  Nosotros los de ASOACPO, demos ejemplo y difundamos el amor y la amistad. Pero primero debemos amarnos nosotros mismos y para eso necesitamos conocernos, saber quiénes somos.

Nos percibimos diferentes.

Pretender conocer a los otros sin primero conocernos, es tarea inútil. Decimos muchas veces: yo lo conozco muy bien y somos amigos. Eso no es verdad. Muchas veces nos desconocemos porque nos da miedo de nuestra propia presencia. Nos da miedo encontrarnos con nosotros mismos.  Por eso nos asusta el silencio. Buscamos el ruido, la bulla, lo estridente, pues el encuentro con nuestro propio ser es comprometedor, es duro, es asustador. ¿Porqué? porque nos veremos frente a frente con la verdad desnuda de lo que en realidad somos. Nos vemos obligados a dialogar con nuestra realidad, a amarnos y entablar una verdadera amistad con nuestra consciencia, nuestra mente. Nos da miedo conocer ese infinito potencial de nuestro cerebro. Creemos que esa ha sido, y es la causa del   atraso las guerras, las desigualdades y demás males que padece nuestro planeta.

Por lo anterior, no estemos preocupados solo por conocer a los otros, conozcámonos a nosotros mismos, valorémonos, amémonos, respetémonos y sintámonos orgullosos de ser lo que somos. Solo así sabremos quienes son los otros y “quién soy yo”.

COMITÉ DE COMUNICACIONES ASOACPO NACIONAL.

“NUNCA DEJES DE LUCHAR POR LO QUE AMAS.”                                                                                                                                                                                                                       

septiembre 21, 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *