QUE SEAS FELIZ

En aquellos tiempos de las canciones con mensajes, el cantante Luis Miguel cantó la canción que sirve de título a este comentario. Pero no es posible ser feliz por mandato de otro, se es feliz si se decide serlo. Aquí nos referimos a un artículo de prensa titulado, ¿Se aprende a ser feliz? aparecido el domingo 15 del presente mes de marzo con autoría de Claudia Arango Holguín. Basada en estudios científicos de alta credibilidad, comienza con la afirmación de que “se puede ser feliz y no vivir para la felicidad sino en felicidad”. Que debe tenerse en cuenta cuatro puntos fundamentales que se pueden expresar de la siguiente manera: pensarse bien, sentirse bien, expresarse bien y vivirse bien.  Esto tiene mucho que ver con, cómo me pienso yo, cómo me siento yo, cómo me expreso yo y cómo me vivo yo. Sí se puede descubrir que cada instante es una oportunidad para realizarse y que pensar, sentir, actuar y vivir con sentido, da mayor gozo en nuestra vida.

UNA DECISIÓN PERSONAL.

Se nos ha infundido la idea errónea de que la felicidad es algo externo a nosotros mismos y debemos buscarla en los demás y en el entorno. No se nos ha enseñado que la llevamos dentro. Por eso la buscamos fuera y al no encontrarla, nos sentimos frustrados.  Ha sido común, sobre todo en los campos, que los novios se dicen: me quiero casar contigo para hacerte feliz. Error gravísimo que al correr del tiempo produce efectos desastrosos. Nadie puede hacer feliz a nadie, si ese “nadie” no quiere ser feliz. La felicidad no se busca, se vive está dentro de cada persona y se empieza a descubrir en el momento que cada uno, se piensa, se siente, se expresa y se vive correctamente.  Según la etimología, la palabra felicidad viene del latín felicitatis. Se puede concluir con la afirmación de Goethe: “El hombre más feliz del mundo es aquel que sabe reconocer los méritos de los demás y puede alegrarse del bien ajeno como si fuera propio”.

El sentido de la valoración es básico en este proceso porque, si uno se piensa bien, se siente bien se expresa bien, se vive bien, se logra un buen concepto de sí mismo, se valora y reconoce su dignidad, y se siente a gusto consigo mismo, se siente feliz. La felicidad no está en nada externo de cada persona, está ahí dentro.  No está ni en el dinero, ni en el poder ni en la fama. Solo en el ser y para ser, es necesario servir. Para ser feliz es bueno alimentar pensamientos positivos. Tener la humildad de reconocer los valores de los demás, es un valor que aporta bienestar y nos hace capaces de entender que la felicidad es un sentimiento que debe ser compartido con los demás.

Todo lo anterior porque lo ONU, desde el año 2013, estableció como día universal de la FELICIDAD, el 20 del mes de marzo y mañana viernes es el día señalado. En este punto puede surgir esta pregunta: ¿Se puede ser feliz en medio de las circunstancias que en este momento se nos presentan? Según los investigadores, sí se puede, pues es una determinación personal que, nada ni nadie la puede desviar. Lo de ahora, se puede aprovechar cuidándonos y cuidando a los demás y esto produce felicidad. El pánico es el “enemigo malo de la felicidad y podemos evitarlo con sentimientos positivos de alegría y confianza en nosotros mismos, en las demás personas, y en Dios. Los remordimientos, sentimientos negativos, odios, rencores, prejuicios, desconfianzas debilitan la voluntad y obstaculizan el logro de la felicidad. Este el mensaje de ASOACPO NACIONAL en este viernes 20 del presente mes de marzo.

“NUNCA DEJES DE LUCHAR POR LO QUE AMAS” COMITÉ DE COMUNICACIONES.

Saludos y abrazos (contaminantes, pero de amor) para todas y todos. ¡Que sean muy felices!

marzo 19, 2020

  • Gracias por tan excelente mensaje. La felicidad es una actitud personal,es una decisión propia,no se consigue con lo material ni es un regalo de nadie. Se conquista con el querer ser feliz .

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *