PRIMERO DE MAYO, CELEBRACIÓN DEL DÍA DEL TRABAJO

También, por qué no, de las trabajadoras y trabajadores.

Por Luis Eduardo Correa Zapata

Como a muchas otras fechas con significados sociales, políticos, religiosos o económicos, al trabajo también se le consagra un día cada año y es precisamente el primero de mayo. No debiera celebrarse este día conmemorando hechos trágicos que ensombrecen la historia, sino realizaciones bonitas, útiles que han impulsado el progreso y transformado la manera de mirar el cosmos y valorar nuestras potencialidades. Pero los acontecimientos son como son y de algo han de servir como experiencia positiva. Es el caso del día del trabajo a que nos estamos refiriendo.

Veamos un poco de historia. En Chicago EE. UU de América, un grupo de trabajadores sindicalistas se lanzó a unamanifestación exigiendo mejores condiciones de trabajo, como la reducción de la jornada de trabajo y un trato digno por parte de los patrones. La manifestación duró cuatro días y hubo enfrentamientos con las autoridades. Alguien lanzó una bomba que causó la muerte a varios policías. En represalia, las autoridades condenaron a muerte cinco trabajadores sin ninguna prueba sobre su culpabilidad.  A estos se les ha denominado, mártires de Chicago.

Sería bueno poder dar una definición apropiada de lo que significa trabajo. Son poco significativas que da el diccionario al respecto. Solo nos suministra lo siguiente: trabajo, acción o actividad de trabajar, obra hecha trabajando, que puede ser artística, intelectual, científica o técnica. Bueno, algo es algo. Para algunos el trabajo se define como camello, golpe, pega, yugo mayal boleo. Las señoras dicen los oficios domésticos, los destinos, y otros. Para los que sabemos de la Educación Fundamental Integral, el TRABAJO tiene significados más claros que los vistos anteriormente. El trabajo es un don, una virtud, un medio de perfeccionamiento. Es mucho más de lo que los empleadores piensan. Es la expresión más clara de la dignidad y grandeza del ser humano. Es lo que hace a los humanos semejantes a Dios.  Es la participación que Él nos da en su obra creadora. Y es aquí precisamente donde cae como anillo al dedo lo expresado en la parte final del artículo tercero de los primeros estatuto de Acción Cultural Popular: “para despertar en ellos, el espíritu de iniciativa, que los disponga aseguir, contando con su propio esfuerzo, en el trabajo de su propiomejoramiento personal y social”.

Monseñor Salcedo en uno de sus libros hablando de las causas del atraso de nuestros pueblos, dice una de ellas es, la forma como fuimos evangelizados, pues mientras en Norteamérica se predicó la multiplicación de los talentos, a nosotros se nos dijo: “qué difícil es que un rico se salve”; “Pobres siempre los tendréis con vosotros”. Según estas afirmaciones, estas situaciones de pobreza nos favorecen para el “Más allá.”  Qué más queremos. Además, el dinero es estiércol del diablo. Bueno. Pero algo muy distinto es lo que nos enseñó el padre José Ramón Sabogal en sus clases de las Escuelas Radiofónicas: “Hay que ponerle la trampa al centavo; hay que aspirar siempre a tener el doble de lo que se tiene ahora; hay que mejorar la casa con comodidades dignas de los seres humanos; hay que fundar la empresa familiar. Este es el camino para seguir, pues lo anterior obedece solo al ansia de dominación de los poderosos. Trabajemos pues con fe y mucho amor. Ese es el medio para lograr nuestros propósitos y es también, la mejor terapia para vivir sanamente y sentirnos útiles. Manos a la obra y feliz día de las trabajadoras y los trabajadores.

“NUNCA DEJES DE LUCHAR POR LO QUE AMAS”.  Comité de Comunicación, ASOACPO NACIONAL.

mayo 1, 2020

  • querido Luis Eduardo he leído con atención y entusiasmo su artículo alusivo al día del trabajo y me parece muy apropiado, encierra la parte histórica, la social y la cultural que con el paso de los años va consolidándose como legado a las generaciones venideras. para mi el trabajo es la estrategia que me permite realizarme como ser útil a la sociedad y adquirir el derecho a vivir como lo deseo proporcionándome los medios económicos para solucionar mis demandas y vivir con una autoestima sana.

  • Muy importante don Luis Eduardo su artículo del trabajo y los muchos más que ha escrito. Escribir es plasmar nuestras ideas las cuales algunos las abordarán con prontitud y otros en un futuro, al escribir se deja un legado a otras culturas y generaciones que les puede servir de recuerdo, reflexión y conocimiento, quien escribe se hace inmortal. felicitaciones.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *