¿POR QUÉ TE RÍES?

Hablemos de la risa como un medio de comunicación social.

Por Luis Eduardo Correa Z.

“gozo y alegría, habiten siempre en la casa mía”

La risa es la plenitud del ser.

Antes de entrar en el tema, miremos algunas de las definiciones que los expertos ofrecen acerca de la risa. Ellos dicen: La risa es un gesto acompañado de sonido, que una persona realiza al reaccionar ante un estímulo gracioso que le produce felicidad. Según la neurociencia, es una manera de comunicación innata, que los seres humanos empiezan a desarrollar a los cuatro meses de vida. Dicen además, que es una forma de lenguaje básico de los humanos, que generalmente produce movimientos de la boca, del rostro y de otros músculos del cuerpo. De manera pues, muchachas y muchachos, que pónganse serios porque vamos a hablar de la risa.

El título de este escrito obedece, por una parte, a que comúnmente entre grupos de amigos, alguien se ríe y no ha de faltar otro que lo tome como una burla y pregunte: ¿por qué te estás riendo? También, en uno de los evangelios apócrifos, encontramos que el Maestro Jesús, se acercó a sus apóstoles riéndose y uno de ellos le preguntó ¿Por qué te ríes? Quizá pensaron que se los estaba “gozando” como acostumbramos a decir nosotros. Pero debemos entender que Jesús es Verdadero Dios y Verdadero Hombre. Nada de raro que se riera y les hiciera “bromas” a sus discípulos. Además la risa es una clara expresión de salud física, mental, espiritual y nuestro Maestro era poseedor de esto y de infinitas virtudes más. Larisa y la carcajada son propias de cuerpos, mentes y espíritus saludables y denotan vida y alegría que a su vez son expresiones de amor y afecto.

La risa es sin duda, una buena terapia para curar dolencias del cuerpo y del espíritu.  La revista norteamericana Selecciones, publicaba un artículo titulado “La risa, remedio infalible” y hablaba sobre los beneficios de la risa y presentaba algunos apuntes humorísticos graciosos y de mucho ingenio. Generalmente la risa se acompaña de carcajadas y algunas personas se contorsionan y se tienen que sentar o acostar, por la intensidad de los movimientos musculares. A eso, le llamamos “ataque de risa”.  Una vez repuesta la persona de este ataque, siente descanso y bienestar.  A estos ataques de risa, se le achacan otras cosas que no vamos a mencionar aquí. Y es que por experiencia, una buena carcajada hace vibrar, no solo los músculos de la cara sino todos los del cuerpo en especial del vientre, produciendo una especie de masajes que dan como resultado, una sensación de descanso y bienestar sumamente agradable. Recordemos también que el padre José Ramón Sabogal en una de sus charlas, recomendaba la risa como un medio eficaz para recuperar el ánimo y la alegría de vivir. Al referirse a los mayores de la vereda, insistía: “Hagan reír a los viejitos”.

La risa expresa felicidad, así sea momentánea.

 La risa es propia de los seres humanos y como ya se dijo, es un medio de comunicación muy agradable y eficaz, llega más fácil al alma del otro que la palabra oral o escrita. Una buena risa, puede aliviar las penas del otro porque le llega directamente al alma y le permite comunicarse con todo su ser. Las personas que tienen el don del buen humor y se dedican a hacer reír, hacen un verdadero servicio humanitario que tal vez ha sido poco valorado en esta sociedad de afanes, carreras y tensiones. Se busca prioritariamente el lucro económico y se dedica pocos esfuerzos y recursos a despertar la risa en los demás. Algunas personas han entendido que el talento del buen humor es un tesoro invaluable y debe ponerse al servicio de la comunidad, pues es una hermosa misión que Dios les ha encargado. Son pocos, pero mencionemos unos de los más destacados humoristas y comediantes: Charles Chaplin y nuestro inolvidable Cantinflas, que hicieron mucho bien a la sociedad. Desde otro estilo del humor, Carlos Donoso, venezolano, que hace poco falleció y Jaime Garzón en Bogotá con humor satírico. Qué bien que cumplieron su misión y dejaron un ejemplo difícil de seguir.  Nuestra época carece de estos artistas de la risa y qué falta están haciendo. Nuestra sociedad necesita reír para mantener el equilibrio de sus facultades mentales y enrutar sus emociones por el camino de la alegría y la felicidad. Una sociedad que no ríe es una sociedad enferma.

Nosotros, riámonos de nosotros mismos y nuestras “metidas de pata”, aprovechemos nuestros errores como plataforma para saltar adelante y pongamos por obra la consigna que en una Eucaristía dominical, nos propuso nuestro Arzobispo Primado de Colombia, monseñor Rueda Aparicio: “gozo y alegría, habiten siempre en la casa mía.”

“NUNCA DEJES DE LUCHAR POR LOQUE AMAS”.

COMITÉ DE COMUNICACIONES ASOACPO NACIONAL. Feliz Navidad, próspero 2021 y muchas y saludables carcajadas.

Medellín diciembre de 2020.

diciembre 30, 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *