MESES BRE

Family

ÚLTTIMO DE LOS CUATRO.

Por Luis Eduardo Correa.

Estamos iniciando ya la segunda semana de diciembre y llegando al final del año 2019. Hemos hecho comentarios sobre lo que nos ofrece y significa cada uno de los tres anteriores meses: Septiembre nos invita a reflexionar sobre la importancia y el significado de la amistad. Octubre, mes que nos invita a participar activamente en la extensión del evangelio por “todo el mundo”. Noviembre que nos trae reflexiones sobre nuestro fin y llegamos a diciembre que nos ofrece la realización de las esperanzas y anhelos más profundos de toda la humanidad, el nacimiento del Dios hecho HOMBRE.

El último domingo de noviembre terminan los tres ciclos en que se dividen las celebraciones rituales de nuestra Iglesia que son: Ciclo A, correspondiente al evangelio de San Mateo, Ciclo B, evangelio de San Marcos y Ciclo C, evangelio de San Lucas. El primer domingo de este mes de diciembre comenzó de nuevo el recorrido por estos tres ciclos iniciando con el evangelio de Mateo y se inició también un nuevo año litúrgico que se divide en los siguientes tiempos: adviento como preparación para la venida del Salvador y termina el 24; navidad que comienza el 25 y termina el 6 de enero con la celebración de la Epifanía o reyes. Sigue un tiempo ordinario corto que termina el miércoles de ceniza.; sigue el tiempo de cuaresma hasta el domingo de pascua; continúa el tiempo de pascua hasta el día de Pentecostés. Sigue el tiempo ordinario hasta cerrar el ciclo con la celebración de CRISTO REY DEL UNIVERSO. Estamos pues iniciando un nuevo Año Litúrgico y como lo hacemos al iniciar un nuevo año civil, démonos el beso y el abrazo de FELIZ AÑO LITÚRGICO. Para información, liturgia es una palabra griega que significa celebración.

Tiene mucho significado para los cristianos este último mes del año, pues nos ofrece la Navidad, tiempo de celebración, alegría y encuentro familiar. Lo que debemos hacer los que tenemos consciencia de las realidades en que nos ha tocado vivir, es no dejarnos arrebatar la navidad de los industriales y comerciantes, que pretenden convertirnos en consumidores de sus productos y alejarnos del verdadero sentido de este tiempo maravilloso de alegría y reflexión.   Todo tiempo es valioso pues nos permite dar un paso adelante en nuestro crecimiento personal. El tiempo es un regalo de Dios y de su administración depende nuestro progreso.

Nacimiento del Niño Dios.

Este mes trae consigo una gran alegría, una cantidad de emociones, expectativas y sentimientos que son difíciles de explicar. Un deseo incontenible de estar en familia, de abrazar, cantar y celebrar la vida. Tiempo de balances y propósitos. Algo muy distinto a los once meses anteriores. Un mes muy especial. Es la oportunidad de emprender campañas en defensa de los valores familiares. Los aguinaldos, los sainetes, las visitas, los encuentros, el compartir la natilla y los buñuelos tan tradicionales, son un buen pretexto. Viajes y paseos, sí, pero en galladas de familia y muy bien planeadas. Todo lo anterior en alegría, fiesta, respeto y mucho amor. Recordemos que el tiempo fluye como el agua de un río, que si sentados a su orilla vemos pasar el agua, siempre veremos agua nueva, pues la que vimos pasar hace un segundo ya va lejos. Así mismo, todo día que amanece es nuevo y nos trae cosas nuevas que debemos valorar, aprovechar y agradecer a Dios. Feliz NAVIDAD Y año nuevo. Un abrazo.

diciembre 14, 2019

  • Excelente información sobre la liturgia la cual muchos desconocemos.

    Feliz navidad y próspero año nuevo también para ustedes, quienes nos deleitan e informan con sus importantes escritos y para los demás lectores.

  • muy buena la semblamza sobre los ciclos biblicos del año litúrgico y los significados de los bres muchas gracias. La navidad es una efemeride que trasversaliza toda la vida del cristiano vale la pena destacarla y resaltarla

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *