MESES BRE

Cada uno tiene sus celebraciones importantes.

Por: Luis Eduardo Correa Z.

Estamos ya en el segundo mes bre, de la última parte del año, octubre. Cada uno de estos cuatro meses tiene una dedicación especial. Ya hablamos de septiembre en que se resalta y celebra dos de las revelaciones más claras de la dignidad y nobleza de los seres humanos; el amor y la mistad. Y nos referimos también a cómo el comercio degrada el contenido de estas celebraciones con sus campañas publicitarias opacando el ambienta de fiesta y acercamiento fraternal de las familias y personas, todo por el ansia de acrecentar sus ganancias.

En el mes de octubre, la Iglesia católica invita a ser misioneros por medio de la oración, el compartir el mensaje evangélico con otros y hacer aportes económicos para ayudar a las personas que, en tierras lejanas luchan por llevar el mensaje a pueblos que no han recibido la Buena Noticia de la Redención que Cristo nos regaló. Estos misioneros trabajan en medio de múltiples limitaciones y necesitan de la solidaridad de los ya bautizados y por este bautismo constituidos en portadores de la Palabra Salvadora. Es un deber de todos y es por eso que se nos pide solidaridad y compromiso.

El hábito del ahorro. El 31 de oactubre se celebraba el día universal del ahorro; tan necesario en nuestro tiempo, ya no se promueve ni estimula como antes. Existió la Caja Colombiana de Ahorros hace ya muchos años y fue mucho el bien que hizo, pues muchas familias campesinas fueron fieles ahorradoras, lo hacían con amor y alegría y se beneficiaban de esos servicios que eran grandes y efectivos. Se premiaba a los mejores ahorradores y eso estimulaba el sentido de guardar para mañana. Vinieron las Corporaciones de Ahorro y Vivienda y todo se convirtió en un negocio que desestimula el espíritu de previsión que ya tenía el pueblo. Por otro lado, en el campo de la solidaridad, las Cooperativas de Ahorro y Crédito, han dado el salto al campo financiero y han convertido el ahorro en un negocio, dando al traste con los principios filosóficos del cooperativismo según el espíritu de sus fundadores. Ya no es halagador abrir una cuenta de ahorros porque hasta el manejo de la libreta se lo cobran al ahorrador. Sabemos de muchos que por estos motivos, han regresado al sistema del colchón y razón les sobra. ¿Algún gobierno volverá a crear algo siquiera parecido a lo que fue la Caja Colombiana de Ahorros? En tiempos pasados se honraba también al Sagrado Corazón de Jesús y con fervor se iniciaba una serie de primeros viernes que los llamaban de Gracia. En las familias campesinas, esta devoción fue muy apreciada. Hoy no se menciona siquiera estas tradiciones y las fechas van pasando inadvertidas. Algo que para nuestros mayores fue sagrado y necesario de cumplir. Entonces hay que entender que los tiempos cambian, las costumbres también. Aquí lo importante es que todos cambiemos y evolucionemos, pero siempre dirigiendo nuestros pasos hacia adelante en un continuo resucitar y ascender buscando estar cada día más arriba. Todo día es una resurrección y un nuevo salto al fin soñado y una oportunidad de compartir.

Un abrazo.


marzo 20, 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *