LA VOZ

Una herramienta, un regalo, un instrumento.

Por: Sor María Rojas P.

Como todo tiene su día, esta semana se celebró el día de la voz. Llama la atención como a veces no valoramos este recurso maravilloso que poseemos para expresar nuestros sentimientos ya sean afectivos, de alegría, tristeza, sufrimiento o dolor; para manifestar nuestras necesidades y carencias muchas veces no escuchadas.

Para muchos es su herramienta de trabajo, en las calles, buses, teatros y templos; como vendedores, cantantes declamadores oradores y predicadores. Pero ¿En la familia nos escuchamos, se oye la voz familiar? Los cuentos, las tertulias, las tradiciones. Si no poseemos la capacidad de escucha, la podemos adquirir.

No olvidemos que hay otra VOZ que nos habla y no es precisamente en el bullicio o el ruido. La voz de Dios, la voz de la conciencia. En la experiencia del profeta Elías, (1o. Reyes 19,11) narra como esperaba ver a Dios en un viento huracanado y allí no estaba Dios, luego en un terremoto, y allí tampoco estaba Dios. Por último, vino un viento suave, y allí estaba Dios. Porque Dios nos habla en el silencio.

La canción “Los sonidos del Silencio” de Paul Simon, nos habla de la presencia de Dios en el silencio. A veces somos incapaces de escucharnos en el silencio, oír nuestras voces, nuestras experiencias, vivencias, valorar ese recurso maravilloso como el pensamiento. La voz es un regalo que debemos cuidar, valorar como cualquier órgano de nuestro cuerpo. Saber para qué es buena nuestra voz, hasta dónde podemos trabajarla sin deterioro físico. Como todas las cosas, hay que darle uso correcto. No para ofender, agredir, calumniar o difamar. Ha de servir para enseñar, orientar, instruir consolar, animar estimular y educar.

También usemos el silencio para escuchar nuestra conciencia, reflexionar y calcular el uso de la VOZ.

Foto por Jaseon Rosewell de Unplash

Photo by Jason Rosewell on Unsplash

3 pensamientos sobre “LA VOZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *