De paso por la comunidad

Uno de los objetivos de la Asociación Nacional de Ex alumnos y Ex funcionarios de Acción Cultural Popular  ASOACPO, es además de reorganizar los auxiliares inmediatos de las Escuelas Radiofónicas , dirigentes y líderes campesinos; llevar al área rural la Educación Fundamental Integral de manera preferente al pueblo campesino; instando a cada uno de los egresados de los Institutos a que haga lo propio en su región e invitarlos a no guardar tan maravillosas enseñanzas para si mismo, sino por el contrario compartirlas en forma decidida con sus paisanos.

Esta fue la actividad que José Ezequiel Jiménez Gómez y José Domingo López Quintero, ambos líderes campesinos y miembros de la Junta Directiva de ASOACPO, desarrollaron el pasado 22 de septiembre con màs de 52 adultos mayores en la vereda Pocitos del Corregimiento de Aquitania, municipio de San Francisco Antioquia.  En el citado lugar se adelantó un taller lúdico con la población asistente en el que se orientó por parte de los líderes en los cuidados que se deben practicar para conservar una vida saludable haciendo especial énfasis en: la alimentación adecuada, el uso de fármacos como paliativos para algunas dolencias y causantes de diversos males; la recreación, el trabajo y el descanso como dinamizadores de una vida activa; el estado de ánimo que debe contribuir para que el adulto no sea una carga para su familia y la comunidad y por el contrario ocupe el verdadero rol de un adulto: ser luz y fuente de sabiduría, digno de ser consultado, tenido en cuenta y respetado por la juventud y la niñez haciendo eco de aquella maravillosa frase “cuando fallece un adulto mayor, se quema una biblioteca”.

El conversatorio giró también alrededor del tema de la autoestima, asunto muy sensible en esta población con gran riesgo de llegar a la depresión, por aislamiento inducido o voluntario, o simplemente porque se cae en el error de pensar que los adultos sobran.  El tema se motivó partiendo de una pregunta: ¿ustedes los aquí presentes creen que ya hicieron todo lo que debían hacer en la vida? Si están de acuerdo manifiéstenlo.  Los asistentes expresaron su desacuerdo y se motivó un conversatorio que llevó a concluir:

  • Todos tenemos que seguir viviendo, pero se requiere corregir ciertas prácticas para hacer más llevadera la existencia.
  • El adulto mayor está en condiciones y capacidad de producir buena parte de su alimento, de extremar el auto cuidado y actuar de manera responsable para no incomodar a su familia y a la sociedad.
  • Se pueden organizar en pequeños grupos de trabajo y desarrollar actividades colectivas que permitan el estímulo de la vida en comunidad y se destierre de paso la soledad que daña la salud mental de algunos adultos.
  • Se decide que es necesario integrar a la dieta las plantas medicinales tan conocidas y tan usadas en otros tiempos para aliviar las enfermedades de toda la población; además se asume la responsabilidad por parte de los asistentes del cultivo consumo y propagación de los remedios caseros.

Para finalizar los líderes proponen reunirse por veredas y hacer un proyecto de huertas caseras o granjas agropecuarias donde haya un grupo que coordinado por el municipio esté en capacidad de desarrollar un proyecto de especies menores.  Ezequiel y José Domingo ofrecieron su concurso para ayudar en la parte organizacional y de contenidos; además gestionar ante la administración municipal el apoyo pertinente.

El taller se desarrolló de 11.30 a.m a 2 p.m y lo acompañaron la líder de los adultos mayores y la auxiliar de enfermería de la zona.

“Juntos somos más”

Por:

    JOSÈ DOMINGO LÒPEZ

  Vicepresidente de ASOACPO

19 pensamientos sobre “De paso por la comunidad

  1. Sor María Rojas

    Muy interesante y motivador su articulo José Domingo. Me emociona que estemos retomando aquella comunicación de otros tiiempos que tanto ayudó a la promoción de las comunidades campesinas. Todo lo que usted cuenta y describe, me hace recordar mis andanzas en busca de a quién entrgarle un mensje de aliento y entusiasmo.Muchas gracias.

    Luis Eduardo Correa Z.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *