CONSERVACIÓN DE FRUTAS


Elaboración de pulpas

Por: Sor María Rojas P.

Habíamos tratado algunos punticos sobre nutrición y hablamos del grupo de vitaminas y minerales que se encuentran principalmente en frutas y legumbres, y este grupo tiene la función en el organismo de ser protectores y defensores contra enfermedades. Preferiblemente deben consumirse frescas, sin preservativos adicionados, pero se puede prolongar su vida útil en tiempo de cosecha para las épocas de escasés. Una de las formas es la elaboración de pulpas que bien conservadas nos sirven luego para la preparación de jugos, néctares, conservas, mermeladas, compotas y salsas.

Para cualquier preparación con frutas, primero debemos seleccionarlas muy bien, buen punto de maduración sin magulladuras; luego escaldarla, o sea someterla al calentamiento en agua hirviendo por 3 á 5 minutos; esto ayuda a esterilizar la fruta, agudiza el sabor y le da mejor consistencia y rendimiento a las pulpas y preparaciones. Hoy vamos a aprender a elaborar pulpas de tomate de árbol y lulo.

  1. Lavar los tomates o los lulos y quitarles el pedúnculo; se les hace un corte en cruz en la parte superior; esto para pelarlos con facilidad.
  2. Se echan en agua hirviendo por unos tres minutos; se sacan del agua, se pelan, se parten y se licuan con un poco de agua, lo menos que se pueda, solo la necesaria para licuar.
  3. Se pasan por un colador para separar las semillas. Queda lista la pulpa.
  4. Empacamos esta pulpa en bolsas como de bolis o con cierre y se congela. Lista para cualquier preparación con pulpa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *