CELEBREMOS EL DÍA DEL PADRE Y DE LA MADRE

Por Luis Eduardo Correa Z.

Papá y mamá, los pilares de la formación humana, la familia y la sociedad.

Primer día del mes de junio, se celebra el Día mundial del padre y de la madre. Una fecha especial para todos pues se pretende rendir homenaje a todos los progenitores y resaltar el importante papel que desempeñan en el mundo. En el año 2012, la Asamblea General de la ONU, promulgó que este día sería la fecha ideal para festejar a estos progenitores. (tomado de una   nota escrita por María Merino)El tema es importante desde todo punto de vista, pues la misión procreadora de la mujer y del hombre, es vital para el engrandecimiento de toda la creación. Además, es un mandato Divino: “Creced y multiplicaos, y henchid la tierra” Génesis, capítulo primero, versículo 28.

Pero, situémonos en nuestras realidades. En Colombia celebramos el día de las madres el mes de mayo y el día de los padres en el mes de junio, pero por separado.  Debería ser una celebración de la familia: padres, madres e hijos. Sin embargo, tiene sentido la propuesta de la ONU, pues la maternidad y paternidad merecen todo reconocimiento, apoyo y privilegio, pues su función en toda sociedad es de vital importancia. La maternidad y paternidad es una misión noble y bella, en la que brotan la ternura, y el afecto a borbotones, como la expresión más clara de un verdadero amor. Hay hombres que las circunstancias los han llevado a ejercer como padre y madre y qué bien que lo han hecho.  Mujeres que del mismo modo, las circunstancias las han puesto frente a esta misma tarea y han obrado perfectamente.  Sí, pero aquí lo destacable es cómo la falta de alguno de ellos es suplida con valentía por el que quede al frente de unos hijos.

La madre sigue repartiendo cuidados, afecto y educación y a la vez consiguiendo lo necesario para el sustento. El padre consiguiendo el sustento y repartiendo el afecto y la ternura suficiente. Y los hijos se levantan equilibrados y vigorosos. La mujer madre también sabe manejar lo material sin descuidar lo intelectual y moral.  El hombre también es capaz de amar y guiar los hijos por el buen camino. Esto es realmente un prodigio de la naturaleza, así como se ve de hermosa una madre amamantando y arrullando su niño, así mismo se ve a un hombre arrullando su hijo y dándole tetero. Es pues hermosa y noble la maternidad y la paternidad. Celebrémosla con amor. Pero ¿la maternidad y la paternidad se ejercen solo físicamente cuando se engendra un hijo? No, todos tenemos ese instinto de manera natural. Los religiosos y religiosas que no engendran hijos también desarrollan ese maravilloso instinto, y aman a las personas a las que están sirviendo.

Todos sentimos ese impulso de acogida y de amor por los demás y eso es ser padre y madre, no paternalismo.  En una familia, en un grupo, en un equipo de trabajo nos sentimos dados a ejercer como padres o madres. Cuando vemos una persona o familia en necesidad, se nos despierta ese instinto maravilloso, no para hacer lo que ellos están en condiciones de hacer, sino para hacer lo que ellos no alcanzan a hacer o al menos damos amor y comprensión.  Bienvenido el día del padre y de la madre, pues esta sociedad está urgida de amor de padre y amor de madre. Esta pandemia nos está enseñando que somos una gran familia humana y que nos debemos los unos a los otros. Es por eso que debemos cuidarnos y cuidar a los demás.  FELIZ DÍA DEL PADRE Y DE LA MADRE.

“NUNCA DEJES DE LUCHAR POR LO QUE AMAS”-

Comité de Comunicaciones.

junio 2, 2020

  • que buen artículo Don Luis Eduardo. Realmente el padre y la madre son irreemplazables en el hogar, quienes tuvimos la fortuna de ser maestros no teníamos que preguntarles a los niños quienes eran y cómo vivian sus padres. se notaba con mucha facilidad de dónde venian los niños, de qué tanto amor disfrutaban. Este tema siempre está presente en nuestra sociedad.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *